Obesidad y su relación con el Gluten

ObesidadLa obesidad es una enfermedad que la asociamos al aumento en la ingesta de grasas. Por ende, cuando queremos bajar de peso lo tratamos de realizar dejando de comerlas. Este es un error que cometen muchas personas. Esto debido a nuestra cultura familiar, social y médica. Muchos tratamiento para adelgazar, dados por médicos y/o nutricionistas no surten efecto en la persona o, sencillamente, siguen subiendo de peso.

Esto se debe a que no dejan de comer lo que realmente hace subir de peso. Esto es el gluten, además de otros factores alimenticios asociados. El gluten nos aporta, más menos, 500 calorías extra por día. También genera peaks insulínicos extremedamente altos. Este aumento de insulina en nuestra sangre, sostenido durante años, genera una desensibilización de los receptores insulínicos hacia la insulina. La insulina al estar elevada en nuestra sangre produce un efecto almacenador de la grasa, lo cual, no permite que la utilicemos como combustible para la alimentación celular. Además, este aumento de insulina genera inhibición de la Leptina. Esta es una hormona importante que se encarga de regular el metabolismo. Por ejemplo: nos entrega la sensación de saciedad.

En cambio, las grasas son importantes para nuestra salud. Las grasas saludables (Omega 3) son necesarias para generar nuestras funciones cerebrales de manera correcta. Si ud. comete el error de dejarlas, será perjudicial para su salud y nutrición. Distintas son las grasas Trans o Hidrogenadas, las cuales son nocivas para nosotros; entre éstos se encuentran las frituras con aceites convencionales (maravilla, canola, pepita de uva, etc.), margarina, productos procesados, entre otros.

Baje la ingesta de gluten y grasas Trans, y comenzará a bajar de peso.